Alfabeto imaginario

de Ricard Giralt-Miracle

 

Diseño Andreu Balius (andreubalius.com).

Impresión Martín Gràfic.

Libro de artista | 2011 | Cliente Campgràfic.

 

Publicación en línea issuu.com

Edita Campgràfic Editors (campgrafic.com).

Edición formato A5. 48 páginas. Tirada 500 ejemplares.

Edición formato A6. 48 páginas. Tirada 3.000 ejemplares.


Tipografía e ilustraciones

Homenaje al impresor y grafista Ricard Giralt-Miracle editado por Campgràfic. A partir del material conservado en el Arxiu Giralt-Miracle, Andreu Balius diseñó y maquetó este «alfabeto imaginario», empleando para los textos una de sus propias tipografías, la Carmen Black.

En palabras del propio Balius, «este es un alfabeto imaginario, fruto de la imaginación. Un alfabeto que, aunque no fuera concebido como tal, recopila toda la variedad de recursos utilizados por Ricard Giralt-Miracle: el grabado, el dibujo, la viñeta, el ornamento, el collage… Un alfabeto que él mismo fue creando, poco a poco, a lo largo de su trayectoria como impresor y grafista, y que incorporó en muchos de sus proyectos como pequeñas piezas de orfebrería. Un alfabeto que se encuentra escondido entre los pliegos de un libro, el inicio de un párrafo, el dorso de un papel de carta o encabezando la primera palabra de un verso».


Dos ediciones

De este alfabeto imaginario se realizaron dos tiradas diferentes. Por un lado, una edición limitada en formato A5, compuesta por tres cuadernillos cosidos con hilo visto y desprovistos de cubierta, envueltos directamente por una sencilla camisa que los protege. Por otro lado, una tirada más larga para regalo, en un formato reducido (A6) y encuadernado en grapa.


Tintas

Ambas tiradas se imprimieron en ófset empleando tintas especiales. Para la edición limitada, se emplearon en total seis colores: además del negro y el rojo corporativo de la editorial Campgràfic, se optó por un gris (445U), un azul claro (7454U), un verde pálido (7493U) y un dorado (7502U). Para reducir el número de planchas necesarias para la impresión, cada cuadernillo combinaba únicamente dos o tres tintas. Además, para tirada más larga, se redujo la variedad de colores, utilizando en su interior, únicamente, el verde pálido junto al negro.