Cómo enviar trabajos

A continuación te indicamos algunas características que facilitarán la buena impresión de tu trabajo para aquellos casos en que nos envíes directamente el archivo listo para imprimir: documento en formato PDF/X-1a, con 3 mm de sangre y marcas de corte, modo de color CMYK, imágenes a 300 ppp y tipografías incrustadas. Por supuesto, no dudes en contactarnos (info@martingrafic.com) si prefieres hacernos llegar los archivos de otro modo o generar los artes finales con diferentes parámetros.


Formato

Para evitar los principales problemas en el intercambio de contenido gráfico, resulta muy recomendable emplear alguno de los estándares creados por Adobe. Para ello, debes exportar a PDF el documento nativo especificando el estándar concreto que corresponda (en función de las características del propio trabajo y de su destino). Habitualmente, el estándar con el que trabajamos en Martín Gràfic para impresión es el PDF/X-1a.


Sangre y margen

En Martín Gràfic solemos preparar los trabajos con 3 mm de sangre. Si tu trabajo incluye alguna fotografía, ilustración o fondo que deba imprimirse hasta el borde mismo de la página, estos elementos deberán atravesar dicho límite y continuar 3 mm más allá de la superficie de impresión. Además de tomar esta precaución durante el proceso de diseño y maquetación, es esencial de nuevo comprobar que las opciones de exportación a PDF contemplan estos milímetros de sangre.

Por otro lado, se recomienda reservar también un espacio de seguridad de al menos 3 mm dentro de la misma superficie de impresión, un margen mínimo en el que no debería incluirse ningún elemento importante, para evitar de nuevo posibles incidencias en el guillotinado.


Marcas de corte

Es preferible que nos hagas llegar el arte final con marcas de corte. De esta manera, podremos comprobar sin ninguna duda si coincide con el tamaño de página indicado e incluye los 3 mm de sangre.


Modo de color

Para que la reproducción de colores en papel se aproxime al cromatismo que has estado viendo en pantalla, te recomendamos que trabajes desde el principio con las imágenes en modo de color CMYK. A la hora de generar el PDF final, en cualquier caso, es importante indicar en las opciones de salida la conversión de color a cuatricromía. Nosotros empleamos habitualmente el perfil ISO Coated v2, que puedes descargar en la web de ECI; si te resulta más cómodo, puedes utilizar también el perfil FOGRA39. En cualquier caso, si la exactitud en la reproducción de colores es importante en tu trabajo, podemos realizar pruebas previas a la impresión definitiva, o puedes traernos una muestra de referencia.


Tintas planas

Por otro lado, si has trabajado con pantones durante la fase de diseño pero quieres imprimir en cuatricromía, deberás convertir dichos colores a su equivalente en CMYK en el documento nativo antes de generar el correspondiente PDF para impresión. A la inversa, si el trabajo requiere la impresión de alguna tinta plana, debes asegurarte de que esta llega separada de la cuatricromía en el arte final: puedes comprobarlo en la Previsualización de salida que encontrarás en el panel de Producción de impresión de las herramientas de Acrobat.


Publicaciones

Para calcular las páginas que debe tener un libro o revista, es esencial tener en cuenta desde el principio qué tipo de encuadernación se utilizará. Si está previsto un encolado, será suficiente con que el número de páginas sea par (ya que una hoja contiene siempre dos páginas). En cambio, una encuadernación cosida requiere cuadernillos de al menos 8 páginas, por lo que el número total deberá ser siempre múltiplo de 8.

Cuando prepares el arte final, por otro lado, recuerda exportar la publicación a PDF en páginas individuales (no en pliegos o páginas dobles) para que nosotros podamos preparar la imposición definitiva.


Resolución de las imágenes

Para obtener unas imágenes nítidas, sin pixelar y sin otros defectos provocados por la compresión, las fotografías o ilustraciones incluidas en el trabajo deben contar al menos con 300 ppp para aquel tamaño en el que aparecen colocadas (es decir, 300 ppp efectivos). Una vez comprobada la resolución suficiente de los originales, debemos asegurar que dicha calidad se mantiene en la salida y, a ser posible, intentar que no resulte excesiva, para que el archivo no pese tampoco más de lo necesario. Para ello, es importante comprobar que los vínculos a las imágenes no se han roto e indicar, en las opciones de compresión al exportar a PDF, que efectúe la disminución de la resolución bicúbica a 300 ppp para imágenes superiores a 450 ppp (compresión: automática – JPEG; calidad: máxima)


Tipografías

Si has generado correctamente el arte final siguiendo el estándar PDF/X-1a, el archivo incluirá las tipografías incrustadas, por lo que todos los textos deberían reproducirse sin ninguna alteración respecto al diseño original y no será necesario que nos hagas llegar las tipografías originales. Si vas a enviar directamente el documento nativo, te recomendamos que generes una copia y traces todos los textos (al convertirlos en trazos perderás la capacidad de edición), o que realices un empaquetado incluyendo todas las fuentes utilizadas.