rous3
rous2
rous1
vertical

Ricardo Rousselot

¡La caligrafía vive!

Diseño Montse Mas Hurtuna (diseñadora en Martín Gràfic).

Impresión Martín Gràfic.

Catálogo de exposición | 2014 | Cliente MuVIM (muvim.es), Campgràfic (campgrafic.es).

 

Edita Campgràfic Editors, Diputació de València – Museu Valencià de la Il·lustració i de la Modernitat.

Medidas 170 x 240 mm. 200 páginas. Tirada 1.000 ejemplares.


Combinación de papeles

Tras una primera parte compuesta por breves ensayos introductorios, el libro organiza el trabajo de Rousselot en tres secciones: caligrafía, lettering y diseño de tipografías. Para las dos últimas secciones, que requerían la reproducción óptima de fotografías en color, se empleó un papel estucado arte de 150 g/m2. Para la sección dedicada a la caligrafía, sin embargo, se optó por emplear un material totalmente distinto: un Olin Cream que, por su tono crema y su textura más rugosa, recuerda a los papeles empleados habitualmente para este tipo de trabajos.


Un cartel como sobrecubierta

En un principio, se planteó utilizar, como elemento principal para la cubierta, el cartel realizado por el propio Ricardo Rousselot con motivo de la exposición The managers of the Design Centre (Manchester Craft and Design Centre, 1988). El formato extremadamente vertical de dicho cartel, sin embargo, no brindaba demasiadas opciones como imagen de portada. Finalmente se decidió emplear este cartel rotado –al que se añadieron dos bandas para incorporar el título del libro, los logotipos y código de barras– para realizar una sobrecubierta con solapas, que podía incluso separarse de la publicación y funcionar como cartel.


Tipografía y tintas especiales

Para el conjunto de la publicación se empleó la familia tipográfica Bulo, una palo seco diseñada por Jordi Embodas que permite ahorrar espacio y resulta muy confortable incluso en cuerpos reducidos. El interior de la publicación está impreso a 5 tintas: a la cuatricromía base se incorpora el Pantone 165, un naranja muy vivo que remite al cromatismo atrevido tan habitual en el sector publicitario, uno de los ámbitos en los que ha destacado el trabajo de Rousselot y al que se dedica buena parte de la publicación. Además, al tratarse de una publicación bilingüe, el uso de esta tinta plana permite emplear el color como un elemento diacrítico, que diferencia claramente los textos por idiomas, sin perder la nitidez (y, en consecuencia, la legibilidad) en los caracteres impresos en color naranja.

rous4